Pamplonaescultura / Iruñakulturada

Danza

DANTZARIS DE DUGUNA EN LA VíSPERA DEL DÍA DE SAN JUAN EN LA ROCHAPEA

Coincidiendo con el solsticio de verano, Duguna Folklore Taldea bailará la Soka Dantza en la explanada frente a la calle Río Arga 12 de la Rochapea, este 23 de junio a las 19:30 h. Duguna suele bailar la soka-dantza (danza de cuerda) sólo dos veces al año, una coincidiendo con el día de San Blas y otra con el día de San Juan, y con su interpretación busca celebrar y festejar las fiestas de invierno de la ciudad y la llegada del sol y la luz en torno al inicio del verano. 

La soka-dantza de la víspera de San Juan fue presentada por el grupo de danza Duguna por primera vez en 2013 y tras la interrupción forzosa del año pasado volverá a la calle el próximo 23 de junio a las 19:30 horas, en el paseo de Kosterapea. En su origen, esta danza fue creada recordando la costumbre de los mayordomos de la Rochapea de iniciar mediante un baile las fiestas del barrio. Con el tiempo, la danza ha sufrido algunas adaptaciones a su estructura coreográfica y a su función simbólica y en etsa ocasión se bailará con la misma forma que en 2019. De esta manera, esta soka-dantza se ajusta a las características del resto del repertorio del grupo.
Llamamos soka-dantza a la cuerda o cadena bailada que formamos uniendo nuestras manos. La estructura básica de la danza, repetida en infinidad de rincones del mundo y momentos de la historia, ha sido hasta hace poco la danza principal de nuestras plazas y romerías, y hoy en día se sigue interpretando en muchas localidades. Un grupo de personas, unidas por las manos, forman la cadena y los dantzaris que se colocan al principio y al final de dicha cuerda dirigen la danza.
Aunque es imposible decir desde cuándo se ha bailado la soka-dantza en Pamplona, este tipo de danzas o similares se han venido bailando desde antaño en la capital navarra. Está documentada por el historiador Jimeno Jurio y el folklorista Patxi Arraras, y en el cuadro que realizado por el pintor español Juan Bautista Mazo tras una visita a Pamplona en 1646 con el rey Felipe IV, también aparece una sokadantza.

Fotografía: Malko.

Volver al inicio del contenido