Pamplonaescultura / Iruñakulturada

Cine

RIFIFÍ

CIVIVOX CONDESTABLE
15/05/2021
18:00
ARTURO BARCENILLA
INSCRIPCIÓN / VENTA

Gratuito. Con inscripción previa en www.pamplonaescultura.es, en el teléfono 010 o de forma presencial en los centros Civivox.

Ver folleto

CIVIVOX CONDESTABLE. SÁBADO 15 MAYO. 18:00

Cinefórum. Rififí. Arturo Barcenilla

Gratuito. Con inscripción previa en www.pamplonaescultura.es, en el teléfono 010 o de forma presencial en los centros Civivox.

Ciclo de cine en VOSE

En el espacio de tiempo que va de “La mano del diablo” (Maurice Tourneur, 1943), primer filme de este ciclo, al último, “El fotógrafo del pánico” (Michael Powell, 1960), se produjo una profunda transformación en el mundo y en el lenguaje cinematográfico.

Cuando el cineasta Maurice Tourneur, padre de Jacques y uno de los pocos directores franceses que tiene una estrella con su nombre en el paseo de la fama de L.A., presentó un oscuro filme cuyo argumento mezclaba talismanes demoníacos con la frustración de un pintor fracasado que anhela el éxito, aunque tenga que vender su alma; EE.UU. conseguía derrotar a Japón en Guadalcanal, en las Islas Salomón, en la profundidad del Pacífico. Una victoria que señalaba el comienzo del fin para la entente japo-alemana. Significativamente, ese mismo año, Jacques Tourneur, hijo de Maurice, estrenaba “Yo anduve con un zombie”, obra cumbre y filme seminal sobre el mundo de los “revenants”, los no muertos y el vudú.

Diecisiete años después, Michael Powell presentó “El fotógrafo del pánico” (1960), un relato estremecedor sobre un psicópata asesino de mujeres donde se funde y confunde la violencia con la mirada, el objetivo de la cámara con el arma del criminal. En ese mismo momento, EE.UU., en plena guerra fría con la URSS, miraba con pavor los acontecimientos de Cuba que, dos años después desembocarían en la llamada crisis de los misiles, el tiempo en el que el mundo estuvo a punto de firmar su destrucción.

Es decir, entre 1943 y 1960, en menos de dos décadas y cogiendo como letra de acompañamiento las dos películas citadas, el “mal” pasó de ser simbolizado por la antigua idea de Fausto, la insania era encarnada por una figura demoníaca e interpuesta, ajena al ser humano; a la angustia existencial del psicópata asesino; aquí y ahora el horror surge del fondo de la insatisfacción humana, la malignidad se hacía consustancial con el ser humano.

En esos poco más de tres lustros, el mundo supo del infierno de los campos de exterminio, levantó acta notarial del poder devastador de las bombas atómicas y pasó de una guerra mundial a un mundo donde siempre, en algún lugar, seguía habiendo un conflicto sangriento.

Y en ese tiempo, en esos días, el cine dejó de ser clásico para hacerse moderno. Perdió su inocencia. Paulatinamente abandonó el blanco y negro, y se desprendió de la amenaza de las sombras para abrazar el color estridente de un tiempo nuevo que quería olvidar lo que había pasado cuanto antes.

Este ciclo entre el clasicismo y la modernidad convoca doce títulos, doce piezas valiosas que tocan todos los géneros, todos los miedos y, en consecuencia, todas las esperanzas.

De “Rififí” a “Rufufú”, de la tensión del thriller a la sonrisa de la comedia; de “Los verdugos también mueren” a “Los apuros de un pequeño tren”, del heroísmo extremo a la solidaridad de la aldea… y así hasta concertar doce citas para percibir que, en apenas quince años, el mundo cambió muy deprisa. Quería, necesitaba saltar de la sartén y… ¿cayó en el fuego?

Presentación de las películas y posterior coloquio a cargo de ARTURO BARCENILLA

Du rififi chez le hommes. Jules Dassin. Francia. 1955. 117’

Tras cumplir cinco años de condena, Tony Le Stephanois sale de prisión con la intención de cambiar de vida, pero se encuentra con que su antigua amante está con un conocido gángster. Así las cosas, y careciendo de recursos económicos, no le queda más remedio que volver a su vida pasada y reunirse con sus viejos compinches. Durante semanas prepara minuciosamente con ellos un golpe perfecto: el atraco a una inaccesible joyería de París.

NOTA: INFORMACIÓN SOBRE INSCRIPCIÓN, ASISTENCIA, Y MEDIDAS DE SEGURIDAD

Será obligatorio el uso de mascarilla (salvo para menores de 6 años).

Se aconseja estar en el lugar desde media hora antes del comienzo, para acceder de forma ordenada al espacio donde se desarrolle la actividad.

También te puede interesar

Volver al inicio del contenido