Pamplonaescultura / Iruñakulturada

Exposición

EXPOSICION WOMAN + HUMAN EN CONDESTABLE



El Palacio del Condestable acoge las exposiciones WOMAN. De los códices al big data: mujeres y visualización, en la Sala Noble 1 y HUMAN. Vida más allá de los datos: infografías mínimas, en la Sala noble 2.
Son dos exposiciones en una: WOMAN, que recorre el trabajo de las pioneras de la infografía desde la Edad Media hasta la actualidad; y HUMAN, que va más allá del rigor estadístico para aportar una mirada crítica hacia el mundo.
La exposición ‘WOMAN. De los códices al big data: mujeres y visualización’ surge del estudio concienzudo que durante siglos han hecho las mujeres de su entorno. Un análisis detallado de lugares, espacios, cifras y números que han dado como resultado obras de arte visual como el mapamundi incluido en el códice del beato de Liébana del siglo X, y considerado el primer documento cartográfico asociado a una mujer, en concreto a una monja del Monasterio de Tábara, en Zamora. Pero también los mapas temáticos como el de salarios de la población de Chicago, que realizó a finales del siglo XIX Florence Kelley, primera inspectora laboral en la industria de Estados Unidos. Obra de mujeres también son la primera cartografía de la cara oculta de la luna, o el primer mapa del fondo oceánico.
Obras desde el siglo XII al XXI
En total, la muestra WOMAN incluye obras de 17 autoras que pretenden hacer un recorrido por diez siglos de interpretación femenina del entorno de la mano de la cartografía en la mayoría de los casos. “Una pequeña selección de autoras decisivas que confirman un rol mucho más principal del que podía pensarse”, explican los organizadores de la muestra. Eva van Alphen, Anna Beek, Elizabeth Haussard, Emma Willard, Shanawdithit, Florence Nightingale, Ann Maunder, Marie Tharp o Kira Shingareva son algunas de estas mujeres pioneras en el análisis de datos, cada una en su campo y en su época. Desde el siglo XII hasta el XX.
Pero, lejos de cerrar ahí la puerta del reconocimiento al papel femenino en la analítica, la muestra hace un guiño también a lo que denomina “visualizadoras actuales”. Para ello, se apoya en 28 mujeres, que reflejan de una forma artística los datos, como la diseñadora italiana Giorgia Lupi, que basa su obra en los macrodatos, o la periodista de investigación y diseñadora Sisi Wei, o Diana Woo, diseñadora gráfica de información. Sus obras se cuelan en ambas muestras de una forma permeable, tanto en WOMAN como en HUMAN para enfatizar la idea de la mujer como protagonista importante a lo largo de la historia en la analítica de datos y de la visión femenina a la hora de interpretarlos.

WOMAN: De los códices al big data: mujeres y visualización de datos.
HUMAN: Vida más allá de los datos: infografías mínimas.

Como se está viendo en todas las demás actividades humanas, tampoco es verdad que las mujeres hayan tenido un papel secundario en la visualización de datos. Muy al contrario. Se profundiza en la investigación y aparecen más pioneras de primerísimo nivel. Desde luego, las profesionales protagonizan congresos, publicaciones y aplicaciones igual que sus colegas varones. No sólo eso, numerosos expertos aseguran que la mirada de la mujer a través de los datos y su expresión visual es más críticas y está más comprometida con la justicia social y la mejora del planeta. A ellas, se dedica WOMAN: a las pioneras, que se remontan a la Edad Media incluso, y a las mejores profesionales de la actualidad.

HUMAN desmiente otro tópico: el de que los datos son fríos, neutros, objetivos. Pues no. Los datos pueden ser peligrosamente confusos y manipuladores, inducir a error. Y, desde luego, los datos siempre responden a una mirada subjetiva. Giorgia Lupi, casualmente o no una mujer, una de las visualizadoras más importantes del momento, ha inventado el concepto de ‘data humanism’ y con él reivindica una gran verdad: detrás de los datos hay vida. Vidas. Personas. La estadística pura y dura no tiene alma, no sirve de nada. HUMAN presenta nueve proyectos de autores de primera línea mundial que se salen del big data tradicional y hablan, por ejemplo, de emociones. Desde el rigor, pero con alma, todos ellos revelan un inequívoco compromiso con el mundo actual y llaman a no quedarse de brazos cruzados.

Volver al inicio del contenido