Pamplonaescultura / Iruñakulturada

Exposición

MARTÍN SARASATE. NIÑO PRODIGIO.

SALA MUSEO SARASATE
Martes a sábados: 11:00 – 14:00 y 16:00 – 21:00 Julio y agosto: Lunes a viernes: 11:00 – 14:00 y 16:00 – 21:00 Navidad: Martes a sábados 11:00 – 14:00. Cerrado: 25 diciembre y 1, 6 de enero.

Primeros años: pamplona – Galicia – Madrid – parís
MARTÍN SARASATE. NIÑO PRODIGIO.

Pablo Sarasate nace el 10 de marzo de 1844 en la calle San Nicolás de Pamplona y es bautizado con el nombre de Martín Melitón. Su primer profesor de música es su padre, Miguel Sarasate, músico militar, que está casado con Francisca Javiera Navascués. Tendrán otras tres hijas: Micaela, Francisca y María, ésta fallecida muy tempranamente.

Las excepcionales dotes musicales de Martín son secundadas por su padre, quien le pone en manos de los mejores profesores de violín que puede encontrar en las ciudades a las que es destinado. Da su primer concierto público en La Coruña, en 1852, con sólo siete años. En 1853 Martín puede trasladarse a Madrid gracias a la pensión otorgada por la condesa de Espoz y Mina. En la capital estudia con Manuel Rodríguez, un gran violinista. El 23 de marzo de 1854 tiene lugar su primera actuación en el Teatro Real. En mayo de 1855 toca ante la reina Isabel II, quien decide otorgarle una pensión para perfeccionar sus estudios en París.

En julio de 1855 Martín, acompañado por su madre, se pone en camino hacia París. En agosto llegan a Bayona donde su madre fallecerá, de cólera, el mes siguiente. Martín tiene 11 años. El cónsul de España en Bayona se hace cargo de Sarasate y le acompaña a París. La Diputación de Navarra le concede una nueva pensión que se añade a las de la reina Isabel II y la condesa de Espoz y Mina. En París es acogido por Théodore Lassabathie, administrador del Conservatorio, y su mujer, que se convertirá prácticamente en su madre adoptiva.

En enero de 1856 Sarasate aprueba el examen de admisión en el Conservatorio de París y se matricula en las clases de Delphin Alard (violín) y Napoleon Alkan (solfeo). Ese mismo año gana un accésit en solfeo; en agosto de 1857 consigue un primer premio de solfeo y el primer premio de violín del Conservatorio por unanimidad. Entre los invitados se encuentran Rossini y Gounod. La crítica señalaba: “Se presentaban diecisiete violinistas, y entre ellos se encontraba un aspirante de trece años y cuatro meses, el joven español Sarasate, alumno de Alard, cuyas facultades maravillosas ya conocía toda la escuela. […] Entre el joven Sarasate y ellos, había la misma diferencia que entre un virtuoso de primer orden, un Rode, un Lafont, un Bériot y un perfecto violín de orquesta” (Revue et Gazette Musicale de Paris, 9 de agosto de 1857). Sarasate prosigue sus estudios en el Conservatorio hasta 1859.

También te puede interesar

Volver al inicio del contenido