Pamplonaescultura / Iruñakulturada

Programa

CICLO DE CINE KRZYSZTOF KIESLOWSKI

El salón de actos de Condestable retoma ciclo de cine dedicado al director polaco Krzysztof Kieslowski  con dos películas, ‘El Azar’ y ‘Sin final’, que se podrán ver los viernes 19 y 26 de junio, a las 19:30 horas. Películas VOS. Este ciclo de cine se realiza en el marco de un convenio de colaboración entre el Ayuntamiento de Pamplona y la Fundación Bilbao Arte, a través del cual se proyectarán diferentes ciclos y películas en el Salón de actos del Condestable los viernes hasta el 7 de agosto. Para asistir será necesario inscribirse previamente a través del teléfono 948212575, hasta una hora antes del comienzo de la actividad. Para garantizar la seguridad de todas las personas asistentes, se han tomado una serie de medidas: reducción de aforo, obligatoriedad de uso de mascarilla y lavado de manos antes de acceder, acudir al centro con media hora de antelación para realizar la entrada a los espacios de forma segura, siguiendo en todo momento las indicaciones ofrecidas por el personal de la Red Civivox.

“Todos mis films, desde el primero hasta los más recientes, son acerca de individuos que no pueden encontrar un sentido absoluto a sus actos, que no saben del todo cómo vivir, que no saben realmente dónde está el Bien y el Mal, que están buscando desesperadamente.” Krzysztof Kieslowski, en “Kieslowski on Kieslowski”, ed.Faber and Faber, Londres, 1993.

La conciencia del cine europeo
Cuando Kieslowski filmó la última entrega de su trilogía tricolor, “Rojo”, decidió retirarse. Entonces dijo aquello de: «Tengo un chalecito en los lagos de Masuria y pienso vivir allí. Pasaré el tiempo sentado en mi butaca preferida en la terraza. Tendré al lado muchos libros, muchos cigarrillos y mucho café. La única cosa que temo es que me sienta demasiado bien». Tenía todo lo que había dicho, menos lo impredecible: tiempo. Probablemente los libros le iban a ayudar, pero los cigarrillos y el café no contribuyeron precisamente a que su corazón, enfermo y maltrecho, aguantara mucho. Falleció el 13 de marzo de 1996, en la misma ciudad en la que había nacido, Varsovia.
Con su temprana muerte, apenas había cumplido 54 años, se truncaba una de las más interesantes trayectorias del cine polaco del último tercio del siglo XX.
Efectivamente Krzysztof Kieslowski era en ese momento uno de los más conocidos directores de cine centroeuropeos y su célebre trilogía había culminado un proceso personal, a contracorriente y siempre comprometido que gozaba de un reconocimiento internacional.
Piotr Adamski, escritor polaco que lo conoció bien, escribió al día siguiente de su muerte un resumen plenamente lúcido. Decía: “Su carrera profesional comenzó a finales de los años 60, cuándo se dedicó al rodaje de películas documentales. En sus filmes registraba la vida cotidiana de los polacos de aquella época: un obrero, un activista del partido comunista, un portero… Según confesaba Kieslowski, este entrenamiento documental le permitió más adelante distinguir la falsedad de la verdad. (…)
A mediados de los setenta, Kieslowski comenzó a rodar películas que en Polonia se inscribieron en la escuela del «cine de inquietud moral». Este nombre se utilizaba bajo el régimen comunista para definir filmes que trataban sobre temas prohibidos. Hasta finales de los ochenta rodó varias películas de este género. Kieslowski, no obstante, nunca se autodefinió como un director de cine politizado. Siempre protestó cuando se le intentaba poner una etiqueta. «Soy nada más que un observador», solía decir.
Durante los últimos años, estas observaciones se centraron en los más fundamentales problemas de la existencia humana: el amor, la libertad, la muerte. Este papel de gran moralista dio a Kieslowski la fama internacional. Su Decálogo, la trilogía Azul (León de Oro, Venecia 1993), Blanco (Oso de plata en Berlín 1994) y Rojo, más La doble vida de Verónica, le hicieron también famoso entre el público”.

Leer más
Volver al inicio del contenido