Concierto

LUZ ETERNA – BETIKO ARGIA

25/03/2024
20;00
INSCRIPCIÓN / VENTA
https://baluarte.com/es/agenda/filtrar-entradas
PROGRAMAENTRADAS

Auditorio Baluarte. Lunes 25 de marzo, 20 horas. Luz eterna-Betiko argia. Sinfonietta de Pamplona. Dirección: Caroline Collier. Entrada: 15 euros.

Schumann escribió: «Si Brahms dirige su varita mágica hacia donde el poder masivo del coro y la orquesta podrían prestarle su fuerza, podemos esperar vislumbres aún más maravillosos del mundo secreto de los espíritus».

Si bien es posible especular, nunca sabremos exactamente qué significaron estas melodías y alusiones musicales para Brahms, aunque parece seguro que sí significaron para él algo más que ejercicios abstractos de armonía, contrapunto y forma musical.

Sólo a través del inescrutable lenguaje de la música dio plena expresión a su mundo interior y parece claro que quería que los oyentes imaginaran y encontraran sus propias respuestas a sus obras.

Hay un patrón de intercambio entre tensión y relajación continúa a lo largo de toda esta obra. Una emanación victoriosa de energía, llena de vida y luz.
Entre el poderoso primer movimiento y el final igualmente cargado, Brahms coloca dos movimientos más relajados.

El tema principal del segundo movimiento es un himno que Clara Schumann escribió para Brahms y que le recordaba a una capilla en el bosque.
Una gran melodía sombría y expresiva del violonchelo abre el tercer movimiento ante un cuarto movimiento que comienza con un gesto siniestro de murmullo y que vuelve al tono angustiado del primer movimiento.

La larga y tranquila coda se suma a una sensación de reflexión y recuerdo otoñal – un adiós al período más apasionante y agonizante de su vida, sus años del joven Werther y a su trágico mentor, Robert Schumann.

La música se apaga, terminando la sinfonía pianissimo. Este final silencioso asombró a los contemporáneos de Brahms; es posible que ningún compositor haya terminado tranquilamente una sinfonía desde el siglo XVIII. Un final sereno, ofreciendo la catarsis de emociones intensas que encuentran resolución en la tranquilidad interior.

El Réquiem fue un inmenso éxito desde el principio, lo que la convirtió en una de las obras más populares y conocidas del compositor. Sin embargo, en su época algunos comentaristas reprocharon a Fauré por darle un carácter un tanto pagano y por eliminar ciertos pasajes de la Misa- omitió el Dies Irae e incluía el In Paradisium. La respuesta de Fauré fue que no buscaba dirigirse sólo a la comunidad religiosa, y que su objetivo era transmitiendo su concepción de la muerte en términos de significado universal.

El texto del Réquiem, al igual que el ritual del que se extrae, goza de un reconocimiento tan amplio que constituye un punto de partida fácilmente comprensible para explorar cuestiones universales sobre la vida, la muerte y la vida después de la muerte.

Compuesto a finales de la década de 1880, Fauré utiliza una orquestación sobria y delicada, mientras otros compositores de la época tendían a escribir para orquestas cada vez más grandes, con texturas más densas y efectos más dramáticos.
Beethoven opinó: “Un Réquiem debe ser música tranquila; no necesita ninguna señal de fatalidad; Los recuerdos de los muertos no requieren alboroto”. El Réquiem de Gabriel Fauré sin duda es uno de los ejemplos más queridos de este enfoque, una obra luminosa y delicada que enfatiza la idea de consuelo. Como Fauré les dijo a sus amigos: “En conjunto, es tan gentil como yo mismo”.

En los primeros compases una progresión gradual de armonía y un repentino crescendo, se alcanza un primer clímax con «et lux perpetua» (y una luz duradera), disminuyendo con un repetido «luceat eis» (puede brillar para ellos). Fauré sigue este ritual contemplativo del Offertoire con un luminoso Sanctus, las voces aumentan en intensidad hasta convertirse en gritos de ¡Hosanna! ¡Hosanna in excelsis! Es un momento de puro resplandor, que lentamente vuelve a deslizarse hacia el silencio. Lo que sigue es el núcleo emocional de toda la obra: el Pie Jesu. Es pureza sin ser empalagoso, expresivo sin ser dramático. Puro Fauré.

Durante la sección Lux aeterna del Agnus Dei, una de las partes más notables del Réquiem, entra el coro con armonías relucientes que saludan la luz divina que ilumina el cielo y brilla como un faro en todo el universo. Esta música celestial se resuelve y regresa brevemente a la música sombría de la apertura. Casi de inmediato, el estado de ánimo se transforma suavemente nuevamente, deslizándose hacia un tono diferente y más brillante. Seguido por el Libera me, el barítono solista suplica con las únicas referencias al «juicio final» en toda la obra.
Fauré concluye la obra con su In paradisum, una visión resplandeciente de la Gracia Divina. El coro completo llega sólo al final, presentando serenamente una bendición que ofrece descanso eterno en el abrazo de Dios, antes de sumergirse silenciosamente en la eternidad.

Así, la obra comienza y termina con la misma palabra: «réquiem» («descanso»). Quizás una oración íntima y personal. Las últimas palabras sobre el Réquiem deberían ir al propio compositor: “Todo lo que logré entretener a través de la ilusión religiosa lo puse en mi Réquiem, que además está dominado de principio a fin por un sentimiento muy humano de fe en el descanso eterno”.

LUZ ETERNA – BETIKO ARGIA. PROGRAMA
Dirección: Caroline Collier

Sinfonía no.3 – Johannes Brahms
I. Allegro con brio
II. Andante
III. Poco allegretto
IV. Allegro

Réquiem – Gabriel Fauré
I. Introit et Kyrie
II. Offertory
III. Sanctus
IV. Pie Jesu
V. Agnus Dei
VI. Libera me
VII. In Paradisum

Solistas: Soprano – María Ruiz.
Barítono: Juan Laborería
Dir. Coro Juvenil del Orfeón Pamplonés: Juan Gainza

SINFONIETTA DE PAMPLONA
Sinfonietta de Pamplona se fundó en 1991 fruto del interés mutuo de su directora, Caroline Collier, numerosos estudiantes del Conservatorio Profesional Pablo Sarasate y amantes de la música instrumental. Más de treinta años después, la formación sigue creciendo gracias a la incorporación de músicos amateurs, estudiantes, profesores y profesionales del mundo musical de Pamplona y Navarra.

En 2014, Sinfonietta de Pamplona fue declarada por el Gobierno de Navarra iniciativa de interés social dentro del apartado de artes musicales, y por ello obtuvo el sello MECNA.

Desde su origen, ha colaborado con el Ayuntamiento de Pamplona en los diferentes ciclos musicales que organiza, así como con numerosos ayuntamientos de Navarra y otras comunidades autónomas. También ha ofrecido conciertos en otros países como Inglaterra, Francia y Hungría. Todos ellos con gran éxito de crítica y público.

En los últimos años, Sinfonietta de Pamplona trabaja para difundir la música orquestal, y sinfónica en especial, en el territorio navarro.

EL CORO JUVENIL DEL ORFEÓN PAMPLONÉS
El coro Juvenil del Orfeón está compuesto por un grupo de jóvenes entre los diecisiete y los veintiún años, y forma parte de la Escuela Coral del Orfeón Pamplonés. Su director es Juan Gainza.
Además de obras tradicionales del repertorio coral o sinfónico coral, interpreta frecuentemente obras y adaptaciones de corte juvenil, con incursiones en el pop, rock y otros estilos como el proyecto fusión Rock & Choir, junto al grupo el Desván o el concierto con los Tenampas y el Mariachi.
Posee una temporada de conciertos con actuaciones dentro y fuera de Navarra y participa en festivales corales como el del Bidasoa, las Primaveras Musicales Pejinas de Laredo, el Encuentro Coral Joven Landarbaso o el Ciclo Coral Internacional de Polanco.
Participa en actos como la apertura de curso de la Universidad Pública de Navarra, de la UNED en su centro de Pamplona y en ciclos del Orfeón como Música en Navarra, con actuaciones en distintas localidades de la Comunidad Foral.
El Coro Juvenil ha interpretado la zarzuela Luisa Fernanda, de Moreno Torroba, en el Teatro Gayarre con la Orquesta Sinfónica de Navarra. Junto a Sinfonietta Académica ha interpretado obras de Mozart, Beethoven, Fauré, Buxtehude, Pergolesi, Vivaldi y del compositor navarro Lorenzo Ondarra.
Los miembros del Coro Juvenil colaboran con el Orfeón Pamplonés, habituándose a formar parte de un gran coro y a interpretar algunas de las grandes obras del repertorio sinfónico coral.
Durante la temporada pasada han interpretado la obra Carmina Burana, de Orff, en un proyecto conjunto con el Coro y Orquesta de la Universidad de Navarra y el Coro de Jóvenes de la Comunidad de Madrid, en el Auditorio del Museo de la Universidad de Navarra y en el Auditorio Nacional de Madrid, bajo la dirección de Borja Quintas.

CAROLINE COLLIER, DIRECTORA
Caroline Collier, de nacionalidad Británica, empieza su carrera musical con estudios de violonchelo, musicología y composición en universidades de Gales, Escocia y Londres. Obtiene los premios “Charles Clements” y “Meurig James” de la Universidad de Gales y es becada por el Consejo de las Artes del País de Gales y también por el Consejo de las Artes de Gran Bretaña.

Asiste a ensayos orquestales bajo la dirección de Gunther Herbig, Simon Rattle, Paavo Berglund, G.Hurst, C. Seaman y Adrian Leaper y continúa sus estudios de dirección orquestal con M. Dittrich (Budapest), G. Varga (España), y S. Conde (Viena) entre otros. Desde sus inicios ha realizado una actividad concertista constante, primero como violonchelista titular en orquestas profesionales de Inglaterra, Francia y España y luego, dedicada por completo a la dirección orquestal y a la enseñanza, especialmente en el norte de España. Ha sido profesora en el Conservatorio de La Rioja y profesora y directora de la Joven Orquesta Pablo Sarasate del Conservatorio Profesional de Pamplona. Desde 1988, su actividad profesional se centraliza en esta ciudad y es directora artística desde sus inicios de la Sinfonietta Académica de Pamplona. Regularmente dirige otras agrupaciones instrumentales y corales como invitada.

Además, compagina actualemente su dirección de la Orquesta Sinfonietta Académica, con la dirección artística de la Camerata Cambrensis, orquesta de cámara por excelencia, donde su conocimiento y experiencia de los instrumentos de cuerda ha sido fundamental para su éxito. Caroline Collier ha dirigido a la Sinfonietta Académica por toda Navarra y en numerosos festivales y países.

MARÍA RUIZ, SOPRANO
Nacida en Huesca en el 2000. Ha realizado sus estudios de canto en el Conservatorio Profesional de Música de Huesca y en el Conservatorio Superior de Música de Navarra junto a la catedrática Carmen Arbizu, culminando sus estudios con el Premio Fin de Carrera. Asimismo, ha ampliado su formación con otros maestros como Cynthia Sanner, Lorraine Nubar, Ana Luisa Chova y Aquiles Machado, entre otros. Ha actuado en varios teatros asumiendo roles protagonistas como el rol de Ascensión de la zarzuela “la del manojo de rosas” en el Teatro Gayarre o el rol de soprano solista en el “Ein deutsches Requiem” de Brahms en la Sala Mozart del Auditorio de Zaragoza. A su vez, ha participado en galas líricas como en conciertos benéficos en colaboración con Profesionales Solidarios y Médicosmundi. Ha recibido el primer premio tanto en la XX Gala Lírica de Graus como en la IV Gala Lírica de Breda, ambos en el 2022. Actualmente, se encuentra cursando el máster de interpretación solista en el Centro Superior de Música Katarina Gurska junto a la maestra Milagros Poblador.

JUAN LABORERÍA, BARÍTONO
Nacido en San Sebastián en 1994, Juan Laboreria realizó estudios superiores de Dirección de Coro en la ESMuC y la HMT Felix Mendelssohn Bartholdy de Leipzig. Posteriormente obtuvo el Grado Superior de Canto, comenzando en el Conservatori del Liceu bajo la tutela de Oriol Rosés y finalizándolo en Musikene con Maite Arruabarrena, obteniendo las máximas calificaciones. Ha recibido, además, clases de profesores como C. Álvarez, D. Baldwin, M. Devia, D. Fundling, P. Gay, E. Halfvarson, J. A. López, J. Martín-Royo, M. Pikulski, W. Rieger, J. J. Rodríguez, C. Santoro o M. Urbieta, entre otros. Obtuvo el 3º Premio de Voces Masculinas en el 40º Concurso de Canto “Ciudad de Logroño”. Ha actuado como solista con orquestas como la Sinfónica de Euskadi, Sinfónica del Principado de Asturias, Sinfónica de Málaga, Sinfónica del Cantábrico o Sinfónica de Turingia. Se ha presentado en escenarios de toda la geografía española, así como en Italia, Alemania y Ecuador. Durante la presente temporada, ha realizado su debut en ABAO, cantando el rol de Le Duc de Vérone en Roméo et Juliette de Gounod junto a Nadine Sierra y Javier Camarena y ha cantado Trouble in Tahiti de Bernstein en el Teatro Victoria Eugenia de Donostia. Anteriormente, ha participado también en producciones operísticas deÓpera de Oviedo, Quincena Musical, Palacio de Festivales de Cantabria o Lyric Opera Studio Weimar, entre otros, cantando roles como Conte d’Almaviva y Figaro (Le Nozze di Figaro), Papageno y Sprecher (Die Zauberflöte), Schaunard (La Bohème), Cantor (María de Buenos Aires), Guillermo (Don Manolito), Masetto (Don Giovanni), Marullo (Rigoletto), Hortensius (La Fille du Régiment), 1er Fossoyeur (Hamlet), lo Zio Bonzo (Madama Butterfly), Pallante (Agrippina) y Brundibar (Brundibar). Ha grabado la ópera Elena de A. Luque para el festival londinense Tête à Tête. Ha ofrecido numerosos recitales de cámara y ha cantado obras de oratorio como la 9ª Sinfonía de Beethoven, el Requiem de Mozart, el Carmina Burana de Orff, el Messiah de Händel, el Requiem de Fauré, la Petite Messe Solennelle de Rossini, la Cantata 140 de Bach, el Oratorio de Noël de Saint-Saëns o la Mass of the Children de Rutter, entre otras. Ha grabado La Pasión de nuestro Señor Jesucristo de V. de Zubiaurre junto a la Sociedad Coral de Bilbao y el cuento musical La carpintera poeta. En el primer trimestre de 2024, debutará en la programación infantil del Teatro Real, cantando The Idea de G. Holst, cantará Las 7 últimas palabras de Cristo en la cruz de J. Haydn y participará en el festival bilbaíno Musika-Música.

JUAN GAINZA BERRO
Realiza sus estudios musicales en el Conservatorio Superior de Música Pablo Sarasate de Pamplona, donde obtiene los Títulos de Profesor Superior de Violonchelo y Profesor Superior de Música de Cámara. Es Licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra.
Es el director del Coro Juvenil desde 2007 y también de la Escolanía (desde los once hasta los dieciséis años), desde el año 2004.
Estudia canto con Izaskun Arruabarrena y acude a numerosos cursos de esta disciplina. Realiza cursos de Dirección Coral con profesores como Johan Duijck, Nestor Andrenacci, Josep Prats, Juan Esteban, Judit Faller, Juan Luis Martínez, Javi Busto, Basilio Astúlez o Elisenda Carrasco, entre otros. Forma parte como chelista de diversos conjuntos instrumentales y de música de cámara.
Ejerce la labor de profesor de música y de violonchelo en diversos centros. Ha sido durante dos décadas cantante del Orfeón Pamplonés y jefe de la cuerda de tenores.

También te puede interesar

Volver al inicio del contenido