Exposición

MAPAMUNDISTAS. EL UMBRAL. EXPOSICIONES

08/09/2023 - 29/10/2023
CIUDADELA: Martes-sábado, 11.30-13.30 y 18.00-20.30; domingos y festivos, 11.30-13.30
WEB DE MAPAMUNDISTAS

La nueva edición de Mapamundistas lleva por título “El Umbral”. Varias exposiciones, encuentros con artistas, proyecciones de cine, performances y talleres integran la programación, del 7 de septiembre al 29 de octubre, en Pamplona, Villava y Huarte.

*Mapamundistas 2023 escoge la idea de umbral como eje de su propuesta y nos invita a visitar espacios liminales en el ámbito de la luz, del sonido y del calor. Existen fronteras comunes como la línea que nos separa de otras especies. Otros umbrales que son individuales conciernen el sentir o el pensar. Se trata de zonas limítrofes, tierras vírgenes o rincones olvidados del pasado donde nos convertimos en exploradores por unos instantes. Por ínfimos que sean nuestros descubrimientos, allí nos hacen vislumbrar la punta del iceberg de la vasta y compleja realidad.

*Alexandra Baurès, comisaria.

EXPOSICIONES

CIUDADELA/ Pabellón de Mixtos/ 15/09-29/10: Alberto Odériz, Arqueología de un nacimiento (Martes-sábado, 11.30-13.30 y 18.00-20.30; domingos & festivos, 11.30-13.30)

Cuando nació su hija en 2019, Alberto Odériz decidió registrar a lo largo de los meses siguientes cada uno de los hitos que marcó el encuentro de la bebé con el mundo. Utilizó la técnica del dibujo para el estudio detallado de gestos banales y a la vez extraordinarios -la primera vez que la bebé se deslizó sola por el suelo, la primera vez que señaló una nube, la primera vez que cogió una piedra en su mano, etc.-. Ahora reproduce con carboncillo esta serie de dibujos en las paredes de la sala como un diario desplegado que organiza por capítulos: el suelo, el mar, la nube, el granizo, la montaña y la nieve. Cuando crezca, la niña no recordará sus primeros pasos, porque todas olvidamos todo lo ocurrido durante la primera infancia (pero es en este periodo cuando aprendemos a caminar, a hablar, y a nombrar las cosas y los fenómenos que nos rodean).

CIUDADELA/ Pabellón de Mixtos/ 15/09-29/10: Irene Zottola, Ícaro. Con la colaboración de Natasha Christia. (Martes-sábado, 11.30-13.30 y 18.00-20.30; domingos & festivos, 11.30-13.30)

Irene Zottola presenta Ícaro, una exposición polifacética que reúne una gran cantidad de imágenes y textos procedentes de materiales tan diversos como la novela de Richard Bach, Juan Salvador Gaviota, intervenida por la artista; la Gran enciclopedia ilustrada de las aves de J. Hanzak, encontrada en la calle; imágenes de archivo; imágenes propias realizadas mediante procedimientos como la emulsión líquida, las cianotipias o la solarización, etc. A través de este despliegue de fuentes extraídas de la mitología griega, las ciencias naturales, la literatura, los archivos y la historia de la fotografía, la artista busca revisar el mito de Ícaro incorporando el papel de las mujeres. Zottola parte del peso de la tradición en la sociedad patriarcal y aborda temas como el sueño de volar, el riesgo y la transgresión, así como el error y la caída. Para realizar este recorrido de Ícaro a Ícara, se incluye a sí misma y a su padre en la narración visual. Asimismo, rescata la figura de Amelia Earheart, la primera aviadora que atravesó el Océano Atlántico en soledad y que posteriormente perdió la vida en un intento de dar la vuelta al mundo.

CIUDADELA/ Horno/ 15/09-29/10: Aurélien Mauplot, Los mundos invisibles-Canto due. Con la colaboración de Camille Mauplot. (Martes-sábado, 11.30-13.30 y 18.00-20.30; domingos & festivos, 11.30-13.30)

Aurélien Mauplot lleva a la sala del Horno de la Ciudadela la experiencia de la cueva prehistórica a través de una instalación envolvente y multisensorial. En la sala en penumbra, un artefacto que se asemeja a una linterna mágica proyecta formas en las paredes de piedra -como si se tratase de un baile de sombras- mientras se escuchan los sonidos de la lluvia, del viento o del fuego. Además, en unas pantallas, se muestra una performance que el artista grabó tomando como motivo las huellas de manos en negativo de la cueva de Gargas, en los Altos Pirineos. Estos estímulos nos invitan a seguir los pasos de nuestros antepasados -los primeros en atravesar la inmensidad y la belleza del mundo- y a asomarnos al misterio de los signos que dejaron inscritos en las entrañas de la tierra hace 30.000 años.

UPNA/ Sario, 7/09-27/10: Damaris Pan, Bero Sapa (Lunes-viernes, 9.00-21.00)

Damaris Pan presenta una nueva serie titulada Bero Sapa (Bochorno o golpe de calor) en el vestíbulo del edificio del Sario. El título alude a una sensación térmica que conocemos bien -calor intenso y humedad- y que se manifiesta en el cuerpo mediante sofocos o sudor. También sabemos que esta incomodidad se vuelve habitual en veranos cada vez más calurosos. Damaris Pan escoge el color naranja que está asociado a la luz solar y al fuego, y el negro del carbón y de las cenizas para crear este conjunto de obras. Así, sobre el fondo naranja de un aire que arde, unos personajes se desenvuelven a contraluz. La artista los pinta tan negros como sus propias sombras, en posturas de puro disfrute. De tal modo que en esta colección de gestos cogidos al vuelo, reconocemos algunos clichés del hedonismo que caracteriza los tiempos presentes, pase lo que pase.

BATÁN, Villava, 9/09-29/10: Anna Dot, La parábola de los ciegos (Sábado, domingo & festivos, 11.00-14.00 y 17.00-20.00)

Anna Dot traslada la escena del cuadro de Pieter Brueghel el Viejo, “La parábola de los ciegos” (1568), a la sala de exposición del Batán. Unos palos que flotan en el aire conforman la instalación, recordando los palos que lleva el grupo de ciegos del cuadro. Curiosamente los ciegos no usan sus palos debidamente. Cada uno de ellos camina agarrado al que tiene delante, dirigiéndose hacia una caída asegurada, ya que el primero de la fila se ha desplomado en un agujero. Orientarnos (o perdernos) mediante el tacto es la propuesta que nos hace la artista, esparciendo por la sala un conjunto de frases en braille escupidas en cerámica. Pero además, se refiere a esta parábola sobre la ceguera para encararnos al deterioro del medio natural a través de dos obras. La primera consiste en solicitar el reconocimiento de la personalidad jurídica del río Ter, río que atraviesa el pueblo de la artista y suministra el agua al área metropolitana de Barcelona. En la segunda, realiza una acción simbólica en la orilla del río Ultzama, cerca del Batán. Se trata de un intento de ensanchar el lenguaje, probando maneras de incrementar nuestras posibilidades de comunicación y entendimiento, más allá de lo humano.

También te puede interesar

Volver al inicio del contenido